Según Manuel Sánchez Castro, el cambio climático provoca unas consecuencias dramáticas que impide el disfrute de una gama de derechos humanos protegidos internacionalmente.

Esto conlleva  a crear una discriminación social similar ante la pasividad política y la indiferencia del sector privado.

Ahora, en los últimos 8 años, la comunidad internacional ha adoptado una serie de medidas que busca aprovechar la legislación y principios de los  derechos humanos para fortalecer las respuestas ante el calentamiento global.

Según el Banco Mundial, con 2°C grados de calentamiento, entre 100 y 400 millones de personas más estarán en riesgo de pasar hambre y entre 1.000 y 2.000 millones ya no tendrán suficiente agua.

El cambio climático podría dar lugar a pérdidas en el rendimiento mundial de los cultivos del 30% para 2080, incluso aun si se tomaran  medidas.

Además, entre 2030 y 2050, se espera  250.000 muertes aproximadamente adicionales por año a causa de la desnutrición, la malaria, la diarrea y el estrés por calor.

Dado que las personas en situación de pobreza en gran parte no cuentan con  seguro médico, el cambio climático exacerbará las crisis de salud que ya empuja a 100 millones de personas a la pobreza cada año.

Desde el año 2000, las personas que viven en los países pobres han muerto a causa de desastres a una tasa siete veces mayor que las personas afectadas en los países ricos.

A pesar de las amenazas y grandes consecuencias provocadas por el  cambio climático,  los estados deben adoptar también todas las medidas necesarias para ayudar a quienes están dentro de su jurisdicción y adaptarse a los efectos previsibles e inevitables del cambio climático.

Le puede interesar: Manuel Sánchez Castro,¿Cómo solicitar una orden de alejamiento?

 

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *