El acoso laboral es una práctica de forma recurrente o sistemática, la cual según Manuel Hernando Sánchez,  se ejercen actos de violencia psicológica contra un trabajador, que pueden incluso llegar a ser físicos y acabar con su reputación profesional o su autoestima.

Según la ley colombiana, toda conducta persistente y demostrable ejercida sobre un empleado o trabajador por parte de un empleador,  jefe superior jerárquico inmediato o mediato, un compañero de trabajo o un subalterno, encaminada a infundir miedo, intimidación, terror y angustia, a causar perjuicio laboral, generar desmotivación en el trabajo o inducir la renuncia del mismo.

Para Manuel Hernando Sánchez ,  tomando la medida anterior y que esta siga persistiendo, se debe dirigir a denunciar ante el inspector de trabajo, personeros municipales o la defensoría del pueblo. En todo caso quien deberá investigar será el Ministerio del Trabajo.
Cabe anotar que se puede intentar antes de llegar a instancias judiciales la conciliación  para terminar amigablemente el conflicto. Si subsiste pese a las anteriores el procedimiento que se debe seguir es el siguiente ante el juez laboral competente.

Realizar denuncia por escrito en que se detallen los hechos denunciados y al que se anexa prueba sumaria de los mismo, como alternativas el empleado puede: grabar la voz de la persona que lo está maltratando verbalmente por medio de llamadas telefónicas o en persona; tomar fotos o grabar sus actitudes negativas a través de vídeos; realizar una recopilación de los documentos o correos electrónicos donde lo amenazan, entre otras

Le puede interesar: Manuel Sánchez Castro y la libertad de expresión

La autoridad que tenga conocimiento obligará preventivamente al empleador para que ponga en marcha los procedimientos confidenciales de análisis y corrección, programe actividades pedagógicas o terapias grupales de mejoramiento de las relaciones entre quienes comparten una relación laboral dentro de la empresa.

A partir del cruce de información entre demandante y demandado el juez competente tomará la decisión que tendrá el carácter de obligatorio cumplimiento por parte de los involucrados en el proceso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *